martes, 5 de octubre de 2021

Voy


Voy

huyendo de la sed que me provocas

no quiero tu vino rojizo y encendido

postergo la fiesta, asistirla sería

un viaje de regreso hacia mi muerte.


Por la noche, a la hora de la cena

imagino unas velas encendidas

por la noche, a la hora de acostarme

imagino lo que decirte no podría


Mi mesa acostumbra un solo plato

mi cama un solo cuerpo entibia

unipersonal aquí es la soledad

sin requisitos, sin reglas, sin hastíos.


Así me basto y sobro, sin amores

la vida en este hogar callado encuentra

música de danza y poesía de vida

en las cuatro estaciones hay euforia.


Huyo de latentes amenazas

que el compartir la vida supondría

de aniquilar paz, armonía y esperanza

conseguidas en mi camino cuesta arriba. 

©️Vicky Toledo


martes, 25 de mayo de 2021

El sillón de pensar


Me acomodo en el sillón de pensar

y no pienso

Me acuesto en la cama de dormir

y no duermo

la inercia transitoria saca un pie

de la cama

y como lengua de rana, se retracta.

En qué se va el tiempo

si no es en esperar que amanezca

para pensar otra vez

en la historia de ayer y de anteayer.

Me acomodo en el sillón de pensar

y creo que esta vez

será una vez menos que mañana

que no pienso

solo la luna me hace recordar

que el sol saldrá

quizá tarde, quizá temprano

pero saldrá.

Anda suelto un cazador de pulmones

pero ese también se irá

la espera se acrecienta

y el sillón de pensar espera

liberarse de la tarea que le agobia.

©Vicky Toledo


lunes, 22 de marzo de 2021

Luz de Pozo


Los poetas escriben como quien
camina descalzo sobre la arena de mar
a las tres de la tarde para después
sentarse a la sombra del alivio.

Te hacen creer que es verdad
sus palabras te llevan del cielo
al infierno, de la vida a la muerte
del ser al no ser y sigues siendo.

Los poetas hablan en lenguaje azul
en idiomas angustiosos y rebeldes
que escapan de sus espejos rotos
como fumarolas oceánicas filosas
rompiendo los silencios de la vida.

Los poetas se despojan de sí mismos
dejan retazos de sangre y saliva
esparcidos por el mundo hambriento
de voces rotundas y tajantes.

Los poetas insertan su mirada
donde solo ellos tienen acceso,
ahí recogen la luz seductora
tal como recoger agua de un pozo
la vierten contra la indiferencia
convertida en dientes de león
para con suave soplo esparcirlos
en un radio del tamaño del mundo
hasta llegar a caer en alma fértil.

Luz de pozo, canto a la vida;
luz que es un solo chispazo
o chorrito intermitente
o torrente inacabable
o manantial que nunca muere.

Los poetas incomprendidos
se disfrazan de humanos para
hacer de la vida un viaje más leve.

©Vicky Toledo

jueves, 19 de noviembre de 2020

Sol y Sola


 

Para estar más cerca del sol
sin llegar a quemarme
haré de mi sombra mi escudo
y de mis lágrimas mi lluvia;
seré la cera que no se derrite 
y el hierro que no se funde. 
Si aceptara tu propuesta 
si creyera tu intención,
seremos Sol y Sola 
en los mismos términos,
me alumbras, te alumbro,
no me quemas, no te quemo. 
Regocijarnos del día, 
escondernos en la noche, ser
estrellas binarias del mismo cielo. 
Si te parece la idea, entonces sí 
Si no, será mejor apagarnos
y emprender viaje a otra órbita.

domingo, 19 de abril de 2020

No es motivo

La distancia no es motivo
es tan solo una ocasión
para extrañar aún aquello
que nunca antes se vivió
para encontrar la belleza
que nunca antes se perdió
para amar cada momento
lo que en toda una vida...
no se amó

©Vicky Toledo

lunes, 27 de enero de 2020

Recordar


Recordar no es volver a vivir
es volver a sentir
porque solo se vive una vez
y cuando el recuerdo es profundo
no queda en la mente,
permanece intacto
para siempre en el corazón
impregnando la sangre
que recorre el cuerpo,
así, vuelven las emociones
a sentirse en la piel,
en los huesos, en el ser.
Se siente lo vivido
como si fuera hoy
pero no se vive otra vez
lo que ya murió

©️Vicky Toledo

jueves, 19 de septiembre de 2019

Como el Mar de los Sargazos



Ahora que el amor está distante
entre la luna y el sol hay un espacio 
equidistante, persistente, un hueco callado
que antes estaba lleno de luz pudiente,
besaba el mar y abrazaba la arena
en una conjugación casi inmortal
de uno más uno es uno, glorioso!
como el Mar de los Sargazos, sin límites
vientos suaves y aguas cálidas,
alejado del mundo y lleno de misterio,
bordeado de azul y en sus adentros fuego.
Ahora que el amor está distante
hay un espacio entre la luna y el sol
donde pasea el futuro con alas añejadas
futuro al fin, no lo desprecio
pudiera ser mi mejor vuelo, quien sabe
quizás sea ese espacio inesperado
el que ponga en mis ojos un semblante
para mirar la vida con mi mejor mirada.

©Vicky Toledo

miércoles, 28 de agosto de 2019

Nido Inútil








Comencé a construir un nido 
para las mariposas, 
era todo primoroso y dulce 
tenía calor, luz y algunas flores,
pensé que estaban contentas
porque las miraba revoloteando,
pero los ojos engañan, me confié 
y un día abrí la ventana para que
entrara el sol a bañarlas y ellas,
apresuradas, se soltaron
de sus alfileres , de sus imanes,
de sus clavos, de sus cadenas,
de sus cajas de vidrio, de mi estómago 
y por la misma ventana volaron
desordenadamente , atropellándose;
con sus alas brillantes volaron 
hacia un lugar desconocido para mí 
sin saber ellas siquiera para donde iban.
Solo sabían que esa era su oportunidad 
de dejar aquello que con tanto amor
y con tan poca sabiduría 
yo había construido para ellas. 


©Vicky Toledo

miércoles, 21 de agosto de 2019

El farol y yo



La tarde se enfrió después de 
una lluvia fugaz de verano,
yo seguía escuchando el ladrido
del perro del vecino de al lado
pero las aves callaron o volaron
que se yo, ya no se escucharon;
el día se acabó en un de repente 
busqué abrigo y me quedé absorta
tan solo percibiendo la llegada
precoz de la noche y la tenue luz 
de un farol indiscreto que miraba
con su ojo solitario haciendo guiños
ante la inusitada situación 
pretendía creo, parecer lucero.
La noche crecía llenando el espacio
no hubo más remedio, el sol no volvió 
así nos quedamos, el farol y yo
él queriendo ser lucero, yo 
queriendo ser farol.


                                                                              ©️Vicky Toledo

viernes, 10 de mayo de 2019

Pena Desnuda



Vi la pena desnuda ante el espejo 
y me dio tanta pena que quise vestirla,
la adorné con sonrisa de rojo fresa;
ella entonces apagó la luz
y nos quedamos las dos esperando 
la salida del sol a las tres de la mañana 

©Vicky Toledo

lunes, 3 de diciembre de 2018

Cosas y Cosas



Hay cosas y cosas
cosas en las casas de todos
unas por útiles
otras por antojo. 
Se tiene por ejemplo 
un juego de cubiertos y manteles
necesarios sin duda, si se tiene mesa
y en la siguiente gaveta un montón 
de ternuras en forma de chocolate 
para cuando llegan los nietos. 
Se tiene también un sillón
que se acostumbra a uno 
y con el tiempo se apropia
de nuestra forma y olor.
Se tienen por ahí herramientas,
utensilios que nos resuelven
la vida cotidiana.


Pero hay otras cosas que 
solo sirven para el corazón 
como los álbumes de fotografías
gastados de tanto verlos,
el suéter viejo que ya no uso
pero que sigue colgado en el closet
porque fue un regalo de mi hermano; 
un par de aretes pasados de moda
que usé aquella vez, esa vez
que solo ellos y yo sabemos.
Las cosas innecesarias en una casa
son tan necesarias como útiles 
para el corazón



©Vicky Toledo

lunes, 3 de septiembre de 2018

Orgía Dactilar



Es el juego pre-amatorio de la espera
tamborilean sobre el sofá
haciéndole cosquillas a la impaciencia
ambas manos se alientan, se acompañan
sus huellas digitales se buscan,
se identifican, se cuentan secretos.

En el momento álgido de la impaciencia
se desata una orgía de dedos:
se hacen el amor y la guerra,
izquierdos con derechos
meñiques con meñiques
pulgar acaricia índice
anular truena y retruena
forzado por un pulgar,
anulares miden fuerzas.
Todos sudan firmemente
y para no temblar
se abrazan, se aprietan
se truenan, se soban
se comparan y se aplauden;
rompen todos los parámetros nerviosos
de cualquier ansioso.

Y es que estos dedos esperan que oscurezca
para ir a repetir los mismos actos lascivos 
con otros dedos de otro par de manos
bajo la sombra de la luna.


©Vicky Toledo

jueves, 8 de marzo de 2018

Mil caras en el espejo



De pie frente al espejo
busco en su reflejo frío
el ardor de una palabra
que defina a la mujer
busco un semblante

Volteé, vi un trasero
de frente, pechos cabizbajos
manos aun suaves
pies aun briosos
pétalos aun perfumados
vida, vida por todas partes

De improviso
esa palabra se tornó mil caras;
la cara feliz
la delicada
la que sufre, la que lucha
la que dejó su país para buscar el sustento de los hijos
sin saber si algún día volverá
la que trabaja 16 horas al día
llega a casa y trabaja otras cuatro
la que vende agua en la calle
vestida de miseria
la que dejó la escuela
y redujo su horizonte a la línea amarilla de la calle
la campesina embarazada por el patrón en la montaña
tuvo miedo de gritar que no era su obligación
la de los tacones altos atropellada por la noche
en un motel de última
la que parece gallina descalza con todos los pollitos a la zaga
la artrítica
la enferma de SIDA
la de cáncer comiéndole las entrañas
la depresiva post parto
la víctima por elección
la víctima elegida
la niña que sufrió ablación
con el permiso de sus padres
la del tubo, baila y baila
pagada por alimañas
la anciana abandonada
apenas si recuerda quien la abandonó 
la que se congela las manos recogiendo fresas y manzanas
la que lava en el río
mientras los hijos aprenden a nadar por si solos
la abuela que se hace cargo de los nietos
porque la tradición lo manda
la drogadicta
que sostiene la mirada fija en la irrealidad
la que se arrepintió en el último minuto de abortar
la que abortó
la que se fue a la guerra creyendo que era su misión
la que duerme en una acera dura y fría
soñando con un colchón
la que muere de amor
la pobre vieja con Alzheimer
la millonaria en dinero y miserable de amor
la que dona un riñón porque no puede donar dos
yo
Mil caras vi
vida, vida por todas partes vi
vida repleta de sueños, de muerte, de amor

©Vicky Toledo

martes, 27 de febrero de 2018

Digamos


Digamos, 
que todas las puertas 
estuvieran abiertas
que ninguna ventana tuviera puerta 
que habláramos solo un idioma 
que no hubiera árbol torcido
ni caminos escabrosos 
que nada interrumpiera 
el equilibrio de las cosas. 
Digamos que así fuera...
Que haría entonces 
sin puertas que tocar
ni ventanas que abrir 
ni tratar de entender,
ni leña para la hoguera 
ni necesidad de avanzar...
Todo sería perfecto! 
perfecto... Solo Dios
Solo pido 
las herramientas y muchos días de sol. 

©Vicky Toledo 


jueves, 22 de febrero de 2018

Piedras y rosas


En el camino siempre 
hay piedras y hay rosas 
nosotros vamos a triturar las piedras 
con el perfume de las rosas 
y entonces...
recogeremos piedras y rosas 
para hacer un castillo eterno y gentil 
un castillo amado, amoroso 
lleno de perfumadas gemas 
compartidas por nuestros corazones, 
refugiadas en nuestras almas. 


Rocks and roses


On the road there are always rocks 
and there are always roses, 
we are going to crush the rocks
with the perfume of the roses 
and then...
We will gather rocks and roses 
to build a forever, gentle castle 
loving castle, lovely castle 
full of fragrant gems shared 
by our hearts, nested by our souls. 

©Vicky Toledo

miércoles, 7 de febrero de 2018

Abre la puerta



La imaginación tiene una puerta
si la abres, (y la puedes abrir)
ya no verás paredes
ni cortinas, ni cielos rasos.
Si abres la puerta,
puedes ver mesas caminando
porque tienen patas
o abanicos volando
porque tienen alas
o flores sonriendo
porque tienen alma.
Abre la puerta, el camino
que se extiende es infinito
el universo es infinito
y tú eres un universo.
Si abres la puerta,
puedes verte en un mundo
donde todo es posible
y tu sueño puede ser realidad.



©Vicky Toledo

lunes, 20 de noviembre de 2017

A Jaime Sabines (Al estilo suyo)



Jaime, lento, amargo animal

me dejas llorando la hermosa vida

cada vez que te escucho

como si tu palabra fuera miel

y tu voz ya ha tiempo ida, fuera luna

la dulce luna de tu armario. 



Quisiera que el techo de mi cuarto igual que el tuyo

se cayera un rato, para que pase algo.

Tú eres el poema que llega profundo

a mi corazón sediento, te imagino

como ese hombre que fuiste de tu mujer,

enamorado y siempre constante. 



Puedo pasar horas infinitas contigo

y no me canso, no me agoto

ni me lleno nunca de escucharte ni de leerte. 



Entras a mí por mis ojos y por mis oídos

y te quedas allí calentándome despacio,

me haces reír y llorar y toda yo

me lleno de admiración y me haces

creerme poeta de tanto que te admiro. 



Me robo tus palabras y las escribo

casi como si fueran mías,

me siento amorosa y cojita,

implacable ante la soledad que me acompaña

cuando a la luz de las velas te encuentro

en las páginas de un viejo libro gastado

que al abrirlo ilumina la estancia. 



Eres el gran poeta, el peatón que camina

directo a mi corazón en cada verso tuyo.

Nunca seré poeta como tú pero al menos

intento decirte en mi verso que te siento

como si fueras algo mío,

como si te hubiera conocido siempre. 



Si tuviera la oportunidad

de buscarte cuando llegue al otro lado

te voy a buscar para que me leas

tus más recientes creaciones

porque si aquí en la Tierra fuiste capaz

de escribir como lo hiciste,

ya me imagino las maravillas

que debes estar escribiendo allá

donde el amor es más fácil y más bueno

y los amorosos son siempre amorosos.


©Vicky Toledo

miércoles, 4 de octubre de 2017

Angeles




El viento con ternura acaricia los árboles 
mientras la luna con amor los baña de luz
ellos se sienten niños y con gesto infantil 
emanan suaves murmullos al aire soñoliento
ligero, frágil, fácil de romper. 

En una noche de tibio verano, aquí 
los ángeles deambulan sigilosos 
dejando en el pasto mullido sus huellas
con delicadeza, casi sin sentir 
huelen a blanco jazmín, a noche sutil. 

El paraíso debe ser algo así,
árboles felices, ángeles risueños 
plenitud de espíritus en la noche clara
un lugar espléndido saturado de amor
donde el alma descansa en los brazos de Dios. 




©Vicky Toledo

miércoles, 12 de julio de 2017

Almohadas



Significas una verdad ineludible 
una razón clarísima
que inunda lo que soy de filigrana,
un azul mar intenso rojo fuego
que se instaló en mi cielo
el día que tus labios
pronunciaron un te amo
besándome los ojos.
Te amo con necesidad inmensa
de entregarte el cúmulo de sueños
metidos cada noche
en la funda de mi almohada
para suavizar la espera.
Ahora que tu cama es nuestra
descubro que soñabas 
y como yo guardabas 
un amor lleno de sueños
en la cabecera de tu cama.
La vida, esta vida que nos llama
a juntar las almohadas
en una misma cama
finalmente nos define,
somos los sueños de antes
alcanzados, nuestros, amados


©Vicky Toledo

martes, 27 de junio de 2017

Sueño Vívido




La noche no era oscura, 
se vislumbraban las siluetas de los árboles 
abrazándose, desahogando el calor 
que por el día respiraban. 
El cielo estaba lindo, estrellado, 
se miraba todo tan cerca 
como si los ojos fueran telescopios. 
De pronto y sin aviso, 
una estrella cayó del cielo 
y fue a dar al ápice de un árbol. 
Se formó un incendio gigantesco 
donde se fundían hojas y ramas 
sombras y sueños. 
Se incineraron los temores, 
y volaban las chispas por el aire. 
El fulgor desprendido era eufórico 
la noche se iluminó de algarabía 
parecían fuegos artificiales 
celebrando alguna fiesta. 
Yo, un poco alejada para no quemarme 
pensé en ti. Vi tus pupilas brillando 
como las pupilas de un niño. 
Escuché tu voz diciendo: mira 
el cielo se está cayendo, ven. 
Sentí tu abrazo protector y así 
desperté algo desorientada 
mirando al cielo, sintiendo 
la humedad del césped 
donde me había quedado dormida. 








©Vicky Toledo


martes, 24 de enero de 2017

Hoyitos en el cielo (Poesía infantil)


Eran como las seis de la tarde,
el cielo se fue poniendo oscuro, oscuro
la luna curiosa estaba del otro lado
y con uno de sus puntiagudos cuernitos
empezó a hacer un hoyito.
Giraba y giraba como un tornillo 
hasta que rompió el tapiz del cielo.
Emocionada, la luna se asomó 
quedó maravillada viendo la tierra 
redonda, azul, llena de vida;
entonces, metió un cuernito primero
después el otro, cruzó la noche.
Se sintió libre y desprendida,
caminó lentamente de este a oeste
fue descubriendo ciudades grandes
pueblos pequeños, lagos, volcanes
ríos que corrían como serpientes alegres
por en medio de los frondosos árboles; 
montañas blancas, montañas verdes
pájaros en sus nidos, niños en sus camas
mares espumosos acunando a las playas
y arriba de todo, las nubes esponjadas
que ella iba pisando delicadamente.
Fueron pasando las horas y ella
paseaba tan feliz que no supo cuando
llegó el sol con su cabello rubio
y convirtió la oscura noche en el día claro,
corrió entonces la luna a buscar refugio 
con su cuernito hizo de nuevo un agujero,
cruzó el día, se metió en su cama de plata
y mientras dormía soñaba 
con volver a ver lo que había visto
cuando al hacer un hoyito en el cielo
descubrió el planeta azul y mágico 
que la llenó de luz, de miel y de poesía.
Desde entonces, todas las noches la luna
hace un hoyito y viene a la Tierra 
y en cada hoyito que deja se asoma una estrella. 

©Vicky Toledo

domingo, 12 de junio de 2016

En Venecia

Te encontré cuando caminaba sin prisa
por una acera de Venecia
las góndolas negras
pasaban pavoneándose
con parejas extrañas
que parecían amarse,
el brillo del sol reflejado en el agua
el brillo del agua reflejado en mis pupilas,
decía sin palabras cuanto yo había
encontrado de tí estando tan lejos
entre tanta gente que hablaba de amor,
se deslizaba la tarde debajo del puente
la mirada mía buscaba en el agua
escuché tu risa y escapó la mía
porque fue esa noche que
estando tan lejos te encontré de nuevo
como siempre quise
rebosante el alma del más grande amor